Primer Premio – Letters World por Daniela Rupérez

Letters World es un mundo maravilloso donde los habitantes son libros y cuentos de todos los tipos, formas y colores que os podáis imaginar. El cielo es rosa y con letras que se juntan para formar nubes de todos los colores. Las calles y plazas tienen letras en el suelo, también las fuentes echan lápices y letras. Las hojas de los árboles son folios de colores para poder escribir y c olorear. Los ríos son ríos de letras y las cascadas son cascaletras. ¡Es un mundo muy divertido!

Allí vive una familia: Verso se llama el padre, la madre es Estrofa, el bebé se llama Vocal y su hermana mayor es Rima. Vocal es traviesa y muy mona, es un cue nto pequeño, blandito y suave, sin letras, todo dibujo y colores. Verso es grande y pesado, tiene muchas letras y ningún dibujo, es un libro de aventuras y fantasía. Estrofa es muy guapa, de hojas de purpurina y lleva zapatos de tacón de color morado, cuen ta historias de sirenas y tritones. Y Rima es un cuento de poesías y adivinanzas, inteligente, misteriosa, traviesa y exploradora.

Un día Rima quiso saber para qué servían los libros. Se levantó temprano y se puso a andar hasta el principio del arcoletras. Después de un buen paseo llegó a un gran lago del que salían letras de colores hacia el cielo. ¡Subían desordenadas! Había que colocarlas por orden alfabético, pensó Rima. Rima saltó hasta la “A” y la fue a colocar en su sitio, pero la “E” estaba en el si tio de la “A”. Rima le dijo: ¿”E” puedes saltar cuatro veces hasta tu sitio? Es para poner la “A”. La “E” se movió y se puso en su sitio. Rima lo hizo igual hasta que todas estuvieron en su sitio. Entonces apareció por debajo del arcoletras un pequeño cam ino. Rima siguió emocionada el camino hasta que vio unas alas transparentes y muy brillantes. ¡Era el Hada Fantasía! Estaba patinando en un lago helado de cristal. El Hada dijo a Rima: ¿qué haces aquí? ¿te has perdido? y Rima respondió: quiero saber para q ué servimos los libros. Fantasía agitó su varita mágica y el cielo rosa se abrió, apareciendo una gran montaña que subía muy alto entre las nubes de letras de colores. En lo alto de la montaña hay una puerta mágica y al otro lado encontrarás lo que buscas, le dijo Fantasía. Y le dio una gran llave dorada. Rima se puso muy contenta. Cogió la llave, que pesaba mucho, y empezó a escalar la enorme montaña. Subía poco a poco, pero ya estaba tan alta que no se veía el lago de cristal. Entonces, mientras escalaba, se escurrió y soltó la llave para no caerse. La llave se cayó y desapareció entre las nubes de letras. Rima estaba preocupada, ¿qué iba a hacer ahora? De repente entre las nubes apareció un dragón, sus escamas eran grandes cartulinas plateadas, sus alas s e abrían como la portada de un libro gigante y escupía letras rojas por la boca. El dragón volaba directo hacia ella. Rima sintió miedo, pensó que el dragón se la iba a comer de un bocado. Entonces el dragón se posó a su lado y le dio la llave dorada que h abía rescatado de la caída. ¡Era un dragón bueno! Muchas gracias dijo Rima.

El dragón contestó: súbete encima de mi cuello, te llevaré hasta la puerta mágica. Rima escaló por el ala del dragón hasta su cuello. El dragón abrió las alas y volaron hasta lo alto de la montaña. Rima se bajó del dragón, se acercó a la puerta mágica y la abrió con la llave. Estaba nerviosa pero cruzó la puerta. Al otro lado encontró un mundo sin letras ni libros, parecía un mundo aburrido y sin imaginación. Se encontró por primera vez con una persona. Rima le dijo:¡hola! ¿Quién eres? Soy Inés, contestó la niña. Y tú, ¿qué eres?, preguntó Inés. La niña tampoco había visto nunca un libro. Rima dijo: ¡soy un libro, podemos enseñaros muchas cosas, será fantástico! Poco a poco se fuero n acercando más humanos para oír las historias que contaba Rima. Rima estaba muy contenta, ¡había descubierto para qué servía! Rima avisó a los demás libros y los dos mundos se unieron. Los humanos aprendieron un montón y nunca más se aburrieron.

Inés y Rima se hicieron grandes amigas.

Todas las noches el papá de Inés les leía a ella y a su hermana un cuento, nunca les dejaría sin leerles un libro.

Segundo Premio – El viaje mágico de los libros por Sergio García Acosta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here